KEN BLANCHARD

Cualquiera que haya estudiado liderazgo sabe que algunos líderes carecen de autoconciencia. Estos líderes nunca han reflexionado mucho sobre su enfoque de liderazgo o cómo llegaron a ser así. Y no comprenden lo importante que es para los miembros de su equipo llegar a conocerlos no solo como líderes, sino también como seres humanos.

Cuando una persona está bajo el mando de un líder que nunca comparte información sobre sí mismo, sus valores o sus motivaciones como líder, esa persona no tiene motivo para confiar o comprometerse con ese líder. ¿Por qué? Porque realmente no conocen al líder.

Lideres Quien crees que eres

Cuatro pasos para desarrollar tu punto de vista de liderazgo

Para ayudar a otros a conocerte, tómate el tiempo para desarrollar un Punto de Vista de Liderazgo. Reflexiona por un momento sobre cómo podrías responder a estas preguntas: ¿Qué tipo de líder crees que eres? ¿Sabes qué te impulsa? ¿Qué te motiva a levantarte cada día y liderar a las personas? Es posible que puedas explicar tus sentimientos y filosofías sobre el liderazgo en general, pero ¿alguna vez has pensado de dónde vienen esas ideas?

Cuando descubras tus respuestas a estas preguntas, estarás en camino de establecer tu Punto de Vista de Liderazgo. El proceso de determinar un Punto de Vista de Liderazgo claro y enseñable (LPOV) implica cuatro pasos reflexivos. A continuación, compartiré esos pasos, junto con partes de mi propio LPOV.

1. Identifica y escribe sobre las personas clave en tu vida que moldearon e inspiraron tus sentimientos sobre el liderazgo. ¿Quiénes fueron (o son) tus maestros/mentores/influenciadores?

Para mí, esas personas fueron mi madre y mi padre. Mi madre era la máxima pensadora positiva. Mi padre era un ejemplo primordial de líder servidor. Mis perspectivas sobre la vida y el liderazgo provinieron principalmente de mis padres.

2. Ahora reflexiona sobre las experiencias que destacan como puntos de inflexión en tu vida. ¿Qué aprendiste de estos eventos? ¿Qué influencia tuvieron en tu vida? Escribe sobre ellos.

En mi LPOV, comparto dos lecciones de mis padres que nunca olvidé.

Mi madre me enseñó a ser humilde y a no juzgar a los demás. Ella decía: «Ken, no actúes como si fueras mejor que nadie más. Pero tampoco permitas que nadie actúe como si fuera mejor que tú. Recuerda, hay una perla de bondad en cada persona, a veces tienes que buscarla».

Y mi padre, quien se retiró como almirante de la Marina de los Estados Unidos, me dio una lección cuando fui elegido presidente del séptimo grado. Llegué a casa de la escuela emocionado y anuncié mi victoria. Papá dijo: «¡Felicidades, Ken! Pero como presidente de tu clase, no uses tu posición. Los grandes líderes son seguidos no porque tengan poder de posición, sino porque son respetados y confiados como individuos».

3. Enumera y define tus valores de liderazgo.

Primero, haz una lista de cada cualidad y principio que valores: honestidad, aprendizaje, excelencia, humor, amor, poder, lealtad, éxito, seguridad, etc. Puedes obtener una larga lista de valores. Reduce tu lista comparando cada valor con los demás hasta identificar los tres a cinco valores que sientes más profundamente.

Después de listar todas las cualidades que valoraba, tuve problemas para reducirlas en mi LPOV. Así que combiné dos palabras para crear la paz espiritual como mi valor número uno, seguido de integridad, amor y éxito.

Una vez que tengas tus tres a cinco valores principales, define lo que significa cada uno para ti.

Para darte un ejemplo, así es como defino el amor en mi LPOV:

«Valoro el amor. Sé que estoy viviendo según este valor siempre que siento amor hacia mí mismo y hacia los demás, siempre que expreso compasión, siempre que demuestro amor a los demás y siempre que recibo el amor de los demás».

4. Piensa y escribe las expectativas que tienes de ti mismo y de tus personas.

Esta es la esencia de tu LPOV, porque tus expectativas naturalmente provienen de esas personas clave y eventos que te han influenciado y tus valores. Compartir lo que esperas de ti mismo permite que las personas sepan qué pueden esperar de ti. Y hacerles saber qué esperas de ellos es un regalo, porque les dice cómo pueden tener éxito bajo tu liderazgo. Compartir tus expectativas enfatiza el mensaje crítico de que un buen liderazgo es una asociación.

Como parte de esta sección en mi LPOV, digo: «Si estoy cumpliendo con mis expectativas de mí mismo como líder, todo lo que haga contigo estará orientado a ayudarte a producir buenos resultados y, en el proceso, sentirte bien contigo mismo». También enfatizo: «¡Espero que nos divirtamos juntos! La vida es una ocasión muy especial, ¡y no queremos perdérnosla!»

Compartir tu LPOV beneficia tanto a ti como a tus seguidores

«Mientras avanzan a través del ejercicio del Punto de Vista de Liderazgo, los líderes descubren y sintetizan experiencias influyentes de su pasado», explica Pat Zigarmi, coautora del programa Punto de Vista de Liderazgo de Blanchard. «Cuando los líderes comparten su LPOV, los miembros del equipo comprenden mejor sus intenciones, lo que inspira el compromiso de los empleados».

Al crear un Punto de Vista de Liderazgo, puedes:

  • eliminar malentendidos al acelerar la conciencia de las personas sobre tus valores y expectativas,
  • mejorar las relaciones al ayudar a las personas a verte como más auténtico y accesible, y
  • fomentar la lealtad al estar más conectado y solidario.

Trabajar en los detalles de tu LPOV es un proceso de descubrimiento. ¡No te apresures! El trabajo puede ser desafiante y emocional, pero llevará a relaciones más profundas y productivas entre tú y quienes lideras.

Nota: Este artículo es una traducción del artículo original de Ken Blanchard «Líderes: ¿Quiénes son ustedes?: https://resources.blanchard.com/blanchard-leaderchat/leaders-who-are-you«

¿Necesita una consulta personalizada?.

Llámenos al (+34) 91 630 71 80

Le responderemos con la mayor brevedad posible.